Imagen El Malain

Planazo de Fin de Semana: Recogiendo frutos rojos con amigas en la Finca El Malaín

Foto: Las tres amigas en plena faena

Este fin de semana ha sido uno de esos momentos en los que el trabajo y la amistad se unen para dar lugar a un plan súper divertido. Mi intención era visitar Asturias y León en busca de algunos proveedores para el catering, en estos momentos me encuentro diseñando la carta de Otoño y estoy en plena vorágine de productos, recetas y proveedores. Tengo amigas en León y en Asturias de mi época de estudiante, juntas hicimos un Master en Televisión y Radio en el año 2005 y desde entonces mantenemos la amistad. Intentamos vernos al menos una vez al año. En eso estaba cuando una de ellas me propuso visitar la finca “El Malaín”, famosa por sus cultivos de arádanos, moras, frambuesas y todo tipo de frutos rojos.

Mi amiga sabía que el plan era perfecto para mí así que allá que fuimos…

El Malaín es un plan perfecto para hacer con amigas. Además de llevarnos un producto sano a casa nos tomamos un helado artesanal mientras nos contamos la vida mientras paseamos por el campo

Para empezar, nos pusimos esos gorros que veis en la foto porque, aunque estaba nublado a ratos salía el sol y no era plan de tostarnos ya que íbamos a pasar un buen rato investigando la zona. Mientras nos poníamos el gorro, el responsable de la plantación, nos dio unas cestitas como las que veis en la foto para que recogiéramos los frutos que quisiéramos. Mi intención era recoger sobre todo arándanos ya que las frambuesas y las moras no estarán maduras hasta agosto. Y eso fue lo que hicimos, aunque mi amiga María encontró algunas frambuesas bien rojas y nos las comimos inmediatamente. ¡Estaban buenísimas! ¡Nada como comer fruta tan fresca!

 

Foto: Arbusto de arándanos. Los morados ya están maduros

El árbusto del arándano tiene unas bayas moradas y verdes con vértices brillantes que son muy fáciles de coger. Las que veis en la foto verdes todavía no son comestibles. La planta también desprende un aroma muy intenso y el fruto recién recogido no tiene nada que ver con el que venden en los supermercados.

Su sabor es mucho más intenso, incluso tiene un toque picante.

Foto: Al final recogimos frambuesas, moras y arándanos

El arándano está ahora de temporada, si vais en agosto os encontraréis las frambuesas y moras en su mejor momento.

Además de arándanos, en la Finca El Malaín tienen una gran plantación de frambuesas. Os recomiendo, si visitáis Asturias, que vayáis en agosto, seguro que podéis llenar cestas y más cestas de mi fruta favorita. Aunque ya sabéis, si vais con niños tened cuidado porque la planta tiene algunos pinchos desagradables. Plantar frambuesas no es nada fácil, el responsable de la plantación nos estuvo dando bastantes detalles de todo el proceso que conlleva. Lo mismo con las moras y las grosellas negras. Estas últimas tienen un sabor muy particular y son dificilísimas de encontrar. Pues ahí las tienen. Lástima que les hice una foto pero resultó ser un vídeo!

Foto: Los arándanos, en julio están en su mejor momento

La verdad es que en “El Malían” lo mejor viene al final. Después de entregar las cestitas y pagarlas (qué pena que sean de plático) hay que disfrutar de los helados artesanales y caseros que hacen en la propia finca con sus frutos rojos. Estos helados están taaaan ricos que mi intención es incluirlos en nuestras cartas. Saben a fruta de verdad y son 100% naturales. Mi intención al hacer estos viajes es buscar productos de una calidad superior, pequeñas producciones de temporada que supongan un salto cuantitativo en impacto medioambiental y en sabor al resto de productos de producción masiva.

Fotos: Los helados artesanales de arándanos y frambuesas son simplemente impresionantes

Así que ya sabéis, si pasáis por Asturias, no dejéis de visitar esta finca, un ejemplo de cómo se puede hacer que las pequeñas producciones locales se mantengan y sean negocios viables a la par que sostenibles.

No Comments

Post A Comment

dos × uno =